Qué significa Viguelut - Fundación Viguelut
16322
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16322,theme-bridge,bridge-core-1.0.7,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,columns-3,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Qué significa Viguelut

Descubre el significado de cada una de las letras que componen nuestro nombre, Viguelut.

V

Valor: El valor tiene que ver con enfrentar los miedos y asumir una decisión que tendrá consecuencias no todas deseables ni todas agradables pero, a largo plazo y en balance, siempre positivas. Es no dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor.

I

Iniciativa: Una persona con iniciativa es proactiva, hace lo más adecuado en el momento correcto, tiene decisión y predisposición a la hora de proponer mejoras e ideas y es capaz de tomar decisiones y ofrecer soluciones ante dificultades inesperadas de forma clara y concisa, asumiendo la responsabilidad que ello supone y sin la necesidad de motivación externa. Posee algún tipo de visión determinada, algún nivel por alcanzar, alguna mejora que lograr y, poniendo corazón, pasión y mente en ello, por su conciencia o principios, pretende alcanzar un fin que merezca la pena. Es nuestra intención enseñar a las personas a tomar decisiones propias, a ser autónomos y con poder de decisión, transformándose inicialmente a ellos para luego transformar su entorno.

G

Gozo: Promovemos y fomentamos el disfrute de todo lo que somos y lo que hacemos, que cada acción que llevemos a cabo siempre nos genere felicidad. Si el gozo irradia en mi vida, aligero la carga que agobia a aquellos con quienes entro en contacto. Es mi fortaleza y me fortalezco al sentir gozo por los demás.

U

Unidad: Es la propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya o altere: el átomo es una unidad indivisible. Desde Viguelut generamos la unión de voluntades y esfuerzos para alcanzar solidariamente un objetivo común: ser felices creciendo. De la conducta de cada uno depende el destino de todos. Si estamos juntos, no hay nada imposible. En la unidad reside la fuerza.

E

Ecuanimidad: La palabra ecuanimidad deriva del latín aequanimĭtas, -ātis, que significa “imparcialidad”. Quien es ecuánime mantiene una actitud equilibrada y constante a lo largo del tiempo, más allá de las circunstancias que le rodean, es estable y constante emocionalmente, así como capaz de tomar decisiones correctas y asertivas ante diversas situaciones.

La ecuanimidad permite que la persona vea aquello que es realmente importante ante cualquier situación, sin dejarse llevar por las emociones que se encuentran alrededor, que la mente esté en calma y sea capaz de estar atenta a lo que realmente sucede. Puede desapegarse del dolor y del sufrimiento, así como de la felicidad extrema y del apego. Facilita la liberación de ambos extremos y posibilita una vida calmada, equilibrada, constante, a fin de poder comprender mejor aquello que está experimentando.

En Viguelut aprendemos a tener y a generar una actitud de ecuanimidad con nosotros, con los demás y con la vida.

L

Libertad: Un “hombre libre” es aquel que posee una vida consciente, responsable y comprometida, sabia e iluminada, amorosa e inteligente, y que está involucrado en el proceso evolutivo en este planeta y es un cooperador en los valores de hermandad, unidad, paz y progreso para toda la humanidad. Se expresa a través de la acción inteligente y sabia.

Los verdaderos “luchadores por la libertad” son aquellos en los cuales actúa un sentido activo de la responsabilidad, aquellos que dentro de sí mismos han logrado una libertad personal de las actitudes restrictivas de la mente y el corazón.

Y, en un mundo interdependiente y unificado como el que experimentamos hoy, ningún individuo puede liberarse de sus propias cadenas y de sus limitados estados de conciencia, sin que al mismo tiempo afecte a la conciencia de toda la familia humana. Los principios de voluntad, amor y actividad inteligente infunden la sustancia de nuestras vidas cotidianas, el aire que respiramos, el trabajo que hacemos y las relaciones que establecemos.

En Viguelut deseamos llegar a ser personas libres, que motivan a quienes están en proceso de lograr el dominio de sí mismos y de sus circunstancias, que impregnan la atmósfera del mundo, la política y la comunicación mundial, que estimulan la tendencia a unir y funcionar en todas las relaciones con buena voluntad, que colocan las semillas del Ser en las mentes y los corazones humanos y aumentan la motivación y capacidad de otros hombres para querer ser libres.

U

Universalidad: De raíz “unus”, que expresa un integral que no tiene división. La mirada universal tiene alcance global, es atemporal y compatible con la diversidad. En Viguelut interpretamos la realidad bajo un pensamiento universal, que incluye todas las creencias y culturas y que da confianza para expresar desde múltiples visiones un mismo fondo: el bien común. Podemos separarnos en pequeñas individualidades, pero en lo más profundo, inconscientemente, somos la experiencia humana heredada de todos los tiempos. La universalidad trata de los valores, de los derechos del hombre, las libertades, la cultura. En todo ello creemos.

T

Templanza: A esta virtud se la llama también “sobriedad”. Se trata de ser moderado, sobrio, comedido. No se puede ser verdaderamente prudente, ni auténticamente justo, ni realmente fuerte, si no se posee asimismo la virtud de la templanza. Esta hace referencia al dominio de uno mismo, muy importante dentro de los valores de Viguelut.

Parece referirse en cierto modo a lo que está “fuera del hombre”. Es como si en cada uno de nosotros existiera un “yo superior” y un “yo inferior”. En nuestro “yo inferior” viene expresado nuestro “cuerpo” y todo lo que le pertenece: necesidades, deseos y pasiones. La virtud de la templanza garantiza a cada hombre el dominio del “yo superior” sobre el “yo inferior”.

La templanza hace que el cuerpo y nuestros sentidos encuentren el puesto exacto que les corresponde en nuestro ser humano. El hombre moderado es el que es dueño de sí, aquel en el que las pasiones no predominan sobre la razón, la voluntad e incluso el “corazón”. La templanza es indispensable para que el hombre “sea” plenamente hombre.