12 MESES 12 PRINCIPIOS: INTEGRIDAD PERSONAL Y RESPETO A LOS DEMÁS - Fundación Viguelut
16661
post-template-default,single,single-post,postid-16661,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.7,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,columns-3,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

12 MESES 12 PRINCIPIOS: INTEGRIDAD PERSONAL Y RESPETO A LOS DEMÁS

12 MESES 12 PRINCIPIOS: INTEGRIDAD PERSONAL Y RESPETO A LOS DEMÁS

4º PRINCIPIO: INTEGRIDAD
 
 
La integridad es la apertura que el espíritu humano adquiere al permitir que sus errores, sus sombras, sean expuestos a la luz de su propia conciencia y, por lo tanto, puedan ser transformados por la misma.


Una persona íntegra es muy valiosa, y añade ese valor en todo lo que toca, pues hace siempre lo correcto, no se deja intimidar ni convencer, se sostiene y sostiene con sus propios valores, envuelve cada acto en dignidad. Una persona íntegra es justa, no titubea, no es manipulable ni manipuladora, no posee grietas, está entera. Se observa y se asegura de no ser vencida por sus inercias. Posee por tanto la voluntad de mantener su integridad, su pureza.


 Ser íntegro es una búsqueda interior, una forma de respeto al ser humano, una apuesta por su inteligencia y su capacidad de discernir. Un acto de honra en cada relación.


 La palabra integridad proviene del latín integrîtas, -ãtis (totalidad, virginidad, robustez y buen estado físico). El vocablo se deriva del adjetivo integer (‘intacto’, ‘entero’, ‘no tocado o no alcanzado por un mal’). Se compone de in- (‘no’) y una raíz que es la misma que la del verbo tangere (‘tocar’ o ‘alcanzar’); es la pureza original y sin contacto o contaminación con un mal o un daño.
 
 Sócrates dice que se logra la integridad moral a través del saber, ya que el ignorante no puede poseerla, siendo incapaz de percibir el bien. Por tanto, ser íntegro requiere también de la capacidad de discernir.
 
La integridad, según el autor C.S. Lewis, “es hacer lo correcto aun cuando nadie te está observando.” La integridad entonces es una virtud moral fundacional, y la base sobre la cual se puede establecer una buena conducta.
 
Ser íntegro es estar con entera conciencia en cada momento, en cada palabra, en cada acto. Es la elección diaria de ser y actuar en coherencia con los valores internos. Ser íntegro por último confiere autoridad y genera confianza y fiabilidad.
 

No Comments

Post A Comment